Cholo-Simeone

El camino del emprendedor: "Tenés todo, tenés nada"

Vota este artículo

No, no somos futboleros. Nos gusta el deporte pero no somos especialmente fans de ningún equipo. Y sí, vimos la final de la Champions League. Fue un acontecimiento emocionante. El transcurso del partido y los acontecimientos fueron dignos de una película americana. Pero hoy no quiero hablar de fútbol. Quiero comentar la rueda de prensa que el “cholo” Simeone dio después del partido. Me pareció de 10.

Sin ser ni jugador ni amante de fútbol me sentí identificado. Creo que mucho de lo que dijo se puede aplicar al mundo del emprendimiento. Desde Big Bang Startups tratamos a diario con startups con filosofías distintas pero casi el 100% de ellas tienen dos cosas comunes: ilusión y coraje. Y esto es lo que el “cholo” ha insuflado en cada momento de la temporada a su equipo.

El éxito de un emprendedor es precisamente su equipo. Si consigues construir un equipo potente y que se deje la piel en cada partido, tienes mucho porcentaje de éxito. No hace falta tener a los mejores individualmente pero sí a los mejores en equipo. Para mí ese es el principal éxito que ha tenido el Atleti este año. Me ha gustado especialmente la comparación que hace Agustín Cuenca entre “emprendedores del Atleti” y “emprendedores del Madrid”.

Pero no queda ahí, la cosa, los valores que ha logrado inculcar el “cholo” me inspiran. Lo normal en la rueda de prensa, después de que tu equipo pierda con un gol fuera de tiempo hubiera sido arremeter contra los árbitros, echar la culpa a otros. Pero no, el “cholo” asumió su derrota y dijo una frase que se me quedó marcada: “Tenés todo, tenés nada“. Y es que esa frase resume claramente la vida del emprendedor. De repente estás arriba y en un chasquido de dedos estás abajo. 

A nadie le gusta perder, pero hay que estar orgulloso de cómo perdiste. No tengamos miedo a lo desconocido. A hacer cosas diferentes al resto. A arriesgar todo a una carta. Si en el camino te dejas la vida eso es lo que cuenta. No esperes a llegar a la línea de meta. Empieza a disfrutar el camino porque la meta es efímera.

Te caerás muchas veces. Es normal. Querrás abandonar. Es normal. Pero aprenderás  mucho más de las derrotas que de las victorias. Así de cruel y así de cierto. Con esto no digo que haya que buscar el fracaso, de ninguna manera. No me gusta perder ni a las chapas. Pero los tropiezos, los fracasos, las caídas, son parte del camino y así los tienes que asumir. Sé listo y aprovecha esos momentos para aprender y no para echar la culpa a los demás o lamentarte por tu desgracia. Levántate y lucha de nuevo.

Por eso cada mañana nos levantamos con la fuerza suficiente para luchar, para hacer que nuestro trabajo merezca la pena y para superar los obstáculos. Y si nos caemos, nos levantamos e intentamos aprender para no caer en el siguiente.

Nos encantaría saber la opinión que tienes al respecto. ¿Compartes las mismas ideas que nosotros?

Suscríbete gratis

Únete y recibe artículos interesantes y consejos para tu empresa



Deja un comentario

    • admiberzal
    • 2 junio, 2014
    Responder

    Muchas gracias, Javier!

    Estoy de acuerdo, lo has resumido incluso mejor que nosotros 🙂

    • Javier
    • 2 junio, 2014
    Responder

    Tenés todo, tenés nada. El amor y el odio, el ying y el yang, ser o no ser…..son las dos caras de la misma moneda, que toma su maxima expresion en el mundo del emprendedor.

    El exito y el fracaso demasiadas veces estan separados por una linea extremadamente delgada.
    Ilusion, ganas, esfuerzo, trabajo y buen hacer…..son las llaves para conseguir la excelencia…..y por supuesto…..la suerte….