te-atreves

Atreviéndonos a soñar – Un año de Iberzal en Londres

Vota este artículo

Tenía pendiente escribir el balance del año 2013 como hacemos habitualmente en este blog (balance Iberzal año 2012). No lo he hecho hasta hoy que cumplimos un año desde que Iberzal tiene presencia en Londres y como sabéis, yo, me encuentro a caballo entre los dos países por ese mismo período.

En números, Iberzal se ha estabilizado. Nos hemos mantenido estables en facturación y en rentabilidad. Por tanto, no nos podemos quejar. Los objetivos eran de crecimiento pero, lamentablemente España se ha roto y nosotros nos hemos mantenido. Es para estar contentos.


Pero para dar una verdadera versión de lo que ha supuesto este año necesito escribirlo en clave personal. No puedo sólo limitarme a la parte empresarial, pues la experiencia ha sido extrema a todos los niveles.

No os voy a engañar, ha sido un año duro, difícil y con muchas frustraciones. Nadie dijo que fuera a ser fácil. Pero también ha sido muy gratificante, intenso y nunca me he sentido más vivo. El reto es uno de los más grandes en mi vida y ya por eso merece la pena. Aquello de la “zona de confort” ya no recuerdo lo que es. A veces me gustaría quedarme debajo de la manta y volver a estar como hace un año pero sé que estoy aprendiendo y que este reto está mereciendo la pena. Cada paso hacia adelante es una victoria, cada contacto hecho una puerta al éxito que se abre, cada tarea completada es un escalón hacia arriba, cada amigo hecho será un amigo para toda la vida. Pero todo va lento… El proceso es lento por desconocimiento. Las cosas no funcionan igual y eso te hace ser poco productivo en muchas cosas. Pierdes mucho tiempo en cosas que en tu entorno natural serían coser y cantar. Además hay ocasiones en las que te sientes al borde del precipicio y a punto de caer. Has olvidado por las prisas muchas de las cosas que antes tenías y necesitas volver atrás a recogerlas. Pierdes la confianza en ti mismo cada día y la recuperas al día siguiente. Estás creciendo personal y profesionalmente pero cómo duele… La mejor explicación al proceso la vi ya hace tiempo en este vídeo: “Atrévete a soñar”, pero no lo entiendes del todo hasta que no lo experimentas en tus carnes.

Lo bueno

  • Mi reto personal para este año era aprender a trabajar en inglés sin problemas. Lo he conseguido. No hablo como Shakespeare pero no tengo la limitación del idioma.
  • Los contactos que hemos hecho aquí darán sus frutos, de hecho, ya lo están haciendo .
  • La experiencia de vida es única. Miles de cosas a aprender y probar. Miles de dificultades superadas.
  • Hemos instaurado una forma de gestión de proyectos y equipos remota que funciona. Nuestro equipo puede estar distribuido en cualquier parte del mundo y somos operativos. Nunca será como estar en la misma localización todos pero el resultado es muy bueno.
  • Mi equipo, un gran equipo. Sintiendo la camiseta en cada momento. No puedo quejarme de ellos. Han guardado el fuerte como auténticos jabatos. Cada día se superan en su entrega. Un orgullo.
  • Nos llevan mucha ventaja. He aprendido a pensar como ellos y la visión que tienen de los negocios en internet. Seguro podremos aplicar mucho de esto al mercado español y aquí empezar a ser competentes cara a cara con ellos.
  • Ya llevábamos un par de años cambiando el tipo de proyecto que hacíamos y ahora nos hemos consolidado en esta línea de negocio. Hemos dado un paso hacia adelante. Seguimos haciendo webs sencillas y asequibles pero ahora somos capaces de hacer portales con mucha mayor complejidad que son los requieren las startups tecnológicas.
  • Hemos creado una nueva marca específica para el desarrollo tecnológico de Startups. Nos hemos integrado con ellas, hemos peleado para adaptarnos, sabemos lo que funciona y no funciona en internet y tratamos de dar un servicio específico para Startups con la marca Big Bang Startups.

Lo malo

  • Hemos perdido la inercia de la empresa. El hecho de soportar yo, personalmente, prácticamente la labor comercial y estar fuera de España nos ha hecho perder la inercia. Es un error de libro que ya estamos corrigiendo.
  • Hemos perdido algo de contacto con los clientes. Al incrementar el número de clientes hemos perdido la comunicación fluida que teníamos antes con algunos. También es un factor a mejorar este año.
  • Hemos aprendido que los proyectos grandes tienen más riesgo de fracaso que los pequeños. Nos gusta esta incertidumbre pero tenemos que seguir depurando nuestro proceso de control de proyectos para ser más rentables con los proyectos grandes.
  • Las miles de horas perdidas, lamentándome de por qué las cosas no funcionaban como yo quería. Gran pérdida de tiempo. No hay que lamentarse. Hay que analizar y corregir pero nada de lamentos y preocupaciones sin motivo. Quizás estar lejos de tu “sede central” me haya hecho ver en ocasiones los problemas más grandes de lo que eran.
  • Echo de menos España. El tomarme una caña y un pincho, el asistir a una reunión donde casi todo el mundo te conoce, el salir a tomar el sol para desconectar… 🙂

Los errores

  • El principal error cometido, es sin duda habernos olvidado de vender.  El trabajo no entra sólo y menos en época de crisis. Hay que seguir haciendo labor comercial y eso a nosotros este año se nos olvidó. Por eso hemos perdido inercia y ahora hay que salir a la calle y volver a ofrecer nuestros servicios como antes. Si bien es cierto, que lo haremos de una forma más ordenada y con criterio.
  • La comunicación con el equipo en algunas ocasiones ha sido mala. Cuando estuve trabajando full-time para una startup aquí, el problema era la pérdida de contacto y comunicación con mi equipo. No puede volver a pasar. Debo de estar siempre que pueda en las “stand up meetings” que hacemos a diario y reuniones de seguimiento de proyectos.
  • Pensar que sería tan fácil como en España. Aunque para nosotros fue “fácil” montar la empresa y crecer en España, pecamos de inocentes pensando que aquí sería igual. Si ya de por sí en España es complicado para todo el mundo, añádele un sistema que no conoces, una cultura que no conoces y una forma de hacer las cosas diferente… Una merienda de negros en la que aprendes a base de golpes.

Lo que viene

  • Seguiremos peleando al menos un año más en Londres y con las puertas abiertas al mundo.
  • Incrementaremos nuestra labor comercial en los dos países y en algún otro y si los planes salen como queremos incrementaremos notablemente nuestra facturación en este año.
  • Aumentaremos el equipo. La opción era crecer o quedarnos parados. Vamos a ser valientes e intentar seguir creciendo en proyectos y equipo.
  • El objetivo de este año es aumentar el número de clientes de una manera significativa tanto en España como en UK. No olvidaremos la fidelización de los clientes existentes dándoles un mejor servicio cada día.
  • Participar en más proyectos con startups y acometer proyectos de cada vez mayor envergadura. Seguir creciendo con la marca Big Bang Startups.
  • Crear al menos un proyecto propio. Ya es el momento. Somos una empresa pura de servicios pero es el momento de hacernos mayores y apostar por productos. Tenemos la experiencia y el conocimiento aunque nadie nos asegura el éxito.
  • Afianzar alianzas con otras empresas con las que hemos trabajado o trabajaremos para dar cada vez un mejor servicio.
  • Extra: Un niño, sí, mi hijo. Esto lo cambiará todo. Estoy seguro de que para bien aunque hay que estar preparado y armar la estrategia.

Como todos los años, desnudamos Iberzal y, además este año, me desnudo yo. Nuestros valores no nos permiten otra cosa y esto nos permite seguir disfrutando de lo que hacemos sin engañar a nadie. Si os parece interesante el artículo, compartidlo con vuestros perfiles en redes sociales. Si conocéis alguna empresa a la que podamos ayudar, poneos en contacto con nosotros o mandadle nuestra enlace web 🙂

Suscríbete gratis

Únete y recibe artículos interesantes y consejos para tu empresa



Deja un comentario

  1. Buen análisis y buenos propósitos para este año. Te deseo lo mejor a ti, a tu equipo y a tu familia! Mucho ánimo! Que nadie dijo que fuera fácil!!

      • admiberzal
      • 31 enero, 2014
      Responder

      Gracias Carlos! Tú sabes también de lo que hablo así que sé que me entiendes! Un abrazo!